Luna llena en Piscis, adiós a la sofisticación espiritual.