San José, más allá del padre